Ángel Zegarra Reátegui

 
Ángel Zegarra Reátegui

Ángel Zegarra o “Angelito” como lo llama su mamá nació hace 5 años en la ciudad de Huancayo, departamento de Junín, Perú. El y su familia viven en una zona urbana, pero con muchas limitaciones. La vivienda que habitan es prestada por un familiar y solo disponen de una habitación para ellos. Sus padres (Jorge Zegarra y Rosa Reátegui) y su hermano mayor (Cristopher), hoy de 8 años, esperaban la llegada de Ángel con mucha alegría y amor. Jorge es empleado y Rosa, ama de casa, por lo cual la llegada de Ángel significo el inicio de muchos retos en sus vidas.

Desde su nacimiento, “Angelito” presentó muchas dificultades en su salud. A los 4 días de nacido, fue internado en el Hospital Daniel Alcides Carrión de Huancayo, con un diagnóstico de ictericia patológica por incompatibilidad sanguínea (Factor RH), durante 15 días.

Desde ese día, Ángel fue hospitalizado en diversas ocasiones por problemas de salud como infecciones respiratorias, diarreas, entre otros.

A los 3 años, Ángel no se interrelacionaba con el entorno de ninguna forma, mantenía los parpados cerrados y presentaba dificultad para mover la boca, el cuerpo, etc. No tenía fuerza muscular y, por lo tanto, no podía controlar su postura (cefálica, torácica y lumbar).

Ese mismo año, fue diagnosticado con parálisis cerebral infantil, baja visión y retardo mental, a partir de lo cual empieza a asistir al Centro de Educación Básica Especial “Polivalente” en la ciudad de Huancayo. Recibe terapia física, estimulación multisensorial e hidroterapia.

angel-sebastian-zegarraÁngel tiene un retraso en su desarrollo psicomotor y el control cefálico que le impide realizar actividades como controlar esfínteres, sentarse, pararse, hablar y caminar.

Ángel tiene hoy 5 años y 5 meses de edad y después de más de 2 años de trabajo por parte de su familia y el colegio, muestra cambios importantes que le permitirán ir desarrollando poco a poco las actividades que antes le eran imposible (sentarse y mantenerse erguido, por ejemplo).

Luego de dos años de intervención el niño logra mantener el control de la cabeza y el tronco, ha disminuido la espasticidad de los miembros inferiores y muestra mayor agudeza visual, así como percepción del entorno. Actualmente, “Angelito puede mover su cabeza solo, se ríe mucho y nos hace muy feliz”– dice su mamá.

Para Jorge y Rosa la presencia de un niño con discapacidad fue muy difícil ya que desembocó en una inestabilidad familiar y económica que con el tiempo y la ayuda del colegio, la familia pudo superar.

“Cuando voy por la calle, algunas personas miran a mi Angelito como algo raro, otras personas pasan sin prestarle atención. Pero hay mucha indiferencia, sobre todo porque la comunidad desconoce el tema”, afirma Rosa.

Hoy, la familia de Ángel junto al CEBE Polivalente trabajan por lograr que el pueda sentarse completamente y dejar de usar pañales. “Mi mayor deseo es que algún día el pueda comunicar lo que siente”, desea Rosa.

Ángel continúa su proceso de rehabilitación en manos de los especialistas del colegio Polivalente y con el apoyo de sus padres, que le ha permitido mejorar su calidad de vida y brindarle la esperanza a su familia de que con trabajo, dedicación y mucho amor; el podrá salir adelante.

 
 
 

Haz tu donación mediante cualquiera de los siguientes métodos:

  •  

    Banco Interbank:

  • Numero de Cuenta: xx-xx-xxxx-xxx-x
  • Código Swift: BINPPEPL
  • Razon Social: Sense Internacional - Perú
  • Domicilio: Calle Chardín Nº 132 Dpto.201San Borja - Lima, Perú.
  •  

    A través de Paypal: